Los delgados y los sedentarios tienen los mismos riesgos que los obesos

0
94

Una dieta equilibrada y una cantidad de ejercicio moderada son factores muy importantes que nos ayudarán a mantener nuestra salud en condiciones adecuadas.

Cada vez nos damos cuenta que debemos ser más y más cuidadosos con lo que ingerimos.

Esto debido a los químicos y procesos que muchas veces se agregan a los alimentos sin que lo notemos.

Al mismo tiempo, debemos ser cuidadosos de realizar un poco de ejercicio diario para poder mantener nuestro cuerpo en movimiento.

¿Cuantas veces hemos escuchado el comentario “yo estoy sano porque estoy delgado”? Déjame decirte que eso muchas veces no es cierto y aquí te comentamos porqué.

Aunque una persona esté delgada, si es sedentaria tiene el mismo riesgo cardíaco que una persona con sobrepeso.

¿Cómo es posible?

Una persona delgada y sedentaria puede tener el mismo riesgo cardiovascular que tiene una persona con sobrepeso.

Según un estudio realizado por expertos de la Universidad de Florida en Gainesville, Estados Unidos.

Ellos comentan que una persona delgada puede reducir en un 58% el riesgo cardiovascular realizando el ejercicio semanal recomendado de 150 minutos.

Si esas mismas personas llevan una vida sedentaria la mayor parte del tiempo, el riesgo de eventos cardíacos graves no es diferente de una persona con sobrepeso.

Tener un peso normal no es suficiente para estar saludable, un estilo de vida sedentario y una mala dieta puede erosionar la ventaja del peso saludable.

Los participantes de dicho estudio fueron personas de entre 40 y 79 años de edad sin antecedentes cardíacos.

Los investigadores usaron una calculadora de factores de riesgo del Colegio Americano de Cardiología para evaluar el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Ellos identifican a alguien con peso saludable cuando tiene un índice de masa corporal (IMC) de 18,5 a 24,9 y con sobrepeso a quienes tengan IMC de 25 a 29,9.

El 30% de las personas con IMC normal tenía un alto riesgo de eventos cardíacos.

Las personas con exceso de grasa en la zona abdominal tienen mayor riesgo de sufrir eventos cardíacos.

Por otro lado los investigadores observaron que quienes tenían exceso de grasa abdominal tenían más del doble de posibilidad de un evento cardíaco.

Además afirman que llevar una vida sedentaria, independientemente del peso aumenta significativamente el riesgo cardiovascular.

Debemos tener en cuenta que después de mediana edad el ser humano comienza a perder masa muscular magra y disminuye la capacidad cardiorrespiratoria.


Esta clase de estudios son muy positivos, porque promueven la desestigmatización de las corporalidades gordas.

Estudios así nos animan a adquirir hábitos saludables sin la única finalidad de la búsqueda de un peso en concreto.

El ejercicio y una dieta equilibrada y saludable son las claves para llevar una mejor vida tanto en la juventud como en la vejez.

Esto nos lleva a la reflexión de que TODOS debemos intentar llevar un estilo de vida saludable y responsable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here