¿Porqué no debemos morder nuestras uñas?

0
235

Muchas veces, cuando estamos ansiosos la primera reacción que tenemos es morder nuestras uñas y a veces ni nos damos cuenta.

El morderse las uñas es la forma en que muchas personas alivian un su estrés, nervios, preocupacion o ansiedad.

Aunque morderse las uñas es un mal hábito, muchas personas desconocen los riesgos que dicha acción supone para su salud.

Es una conducta frecuente entre niños y adolescentes que generalmente desaparece en la edad adulta.

Sin embargo, es importante saber que si no se deja a tiempo puede convertirse en “onicofagia”.

El morderse las uñas es un al hábito que debes erradicar para evitar poner en riesgo tu salud.

¿Qué es la onicofagia?

La Onicofagia es un hábito compulsivo que se manifiesta cuando la persona que lo sufre se come las uñas.

Se puede convertir en un hábito repetitivo e inconsciente para la persona provocando secuelas físicas y daños muy graves a nivel emocional.

Síntomas:

1- Repetición de la conducta: Constantemente se morderán las uñas, es un acto interiorizado y automatizado en ellos, que no percibirán y que no pueden controlar.

2- Ocultar sus manos: La toma de consciencia ocurre cuando ven las lesiones en sus dedos.

Estas personas, ocultarán sus manos siempre que les sea posible de los demás, por la vergüenza que sienten por su aspecto.

3- Nerviosismo: La necesidad de morderse las uñas, junto con la repetición de la conducta y la ocultación de sus manos al exterior, generarán en la persona elevados niveles de activación emocional.

Consecuencias de la onicofagia:

Con el tiempo dicho hábito puede provocar lesiones físicas, entre ellas:

  • Lesiones en los dientes.
  • Malformaciones en los dientes y en la manera de morder.
  • Deformación de la cutícula.
  • Inflamación en las encías.
  • Formación de verrugas.
  • Infecciones.
  • Afectación por hongos y bacterias.
  • Elevación de los bordes laterales del dedo.
  • Uñas encarnadas.
  • Las bacterias ingresan al estómago provocando problemas estomacales.
  • Problemas para relacionarse con los demás.

En casos muy graves, la onicofagia puede provocar la pérdida total de la uña.

La onicofagia puede causar diversas lesiones y en casos más graves puede llegar hasta a la amputación de alguno de tus dedos debido a infecciones.

Cuando mordemos las uñas rasgamos la piel que las cubre y permitimos a las bacterias entrar facilmente a nuestro cuerpo a través de las heridas.

Debajo de la superficie de las uñas es común que queden enterradas bacterias y oxiuros provenientes del ano

Una vez dentro, las bacterias entran al torrente sanguíneo y la posibilidad de una sepsis aumenta.

La sepsis es una afección médica grave, causada por una respuesta inmunitaria fulminante a una infección.

El cuerpo libera sustancias químicas inmunitarias en la sangre para combatir la infección y estas desencadenan una inflamación generalizada.

La sepsis produce coágulos de sangre, fugas en los vasos sanguíneos e incluso los órganos pueden dejar de funcionar.

Esta situación puede provocarnos un shock séptico que normalmente desencadena un ataque cardiaco.

Causas y motivos para comerse las uñas

Existe una gran variedad de situaciones y motivos que pueden llevar a una persona a tener esta conducta:

  • Muchas personas lo hacen para calmar los momentos en los que se sienten ansiosos, nerviosos o angustiados.
  • El estrés diario ó acumulado.
  • Imitación, en la infancia es un comportamiento que se puede aprender por repetición.
  • Cuando la persona se encuentra en un estado obsesivo y lo hace a modo de compulsión para bajar sus niveles de ansiedad.
  • Cambios drásticos en su vida personal, como divorcios, muertes, etc.
  • Pensamientos obsesivos, la necesidad de liberación de tensión mental por pensamientos repetitivos provoca que esta conducta les ayude momentáneamente con los pensamientos, pero contrariamente los afianza aún más.
  • Quienes padecen frustración, rabia, baja autoestima, timidez, perfeccionistas y con tendencia a preocuparse, son los rasgos típicos que llevan a padecer onicofagia.

Actualmente la onicofagia no está clasificada como un trastorno.

Los especialistas advierten que es una conducta compulsiva y por ello puede formar parte del espectro obsesivo compulsivo.

Así mismo, indican que es muy probable que la onicofagia aparezca junto con algún trastorno psicológico, como la ansiedad. Ya que precisamente la onicofagia alivia ese estado.

La onicofagia es un hábito compulsivo y quienes lo padecen generalmente no se dan cuenta cuando se muerden sus uñas.

¿Cómo tratar la onicofagia?

Todas las personas que muerden sus uñas coinciden en la afirmación de que es un hábito que no pueden controlar.

Incluso afirman que no tienen conciencia cuando lo están realizando y una vez que lo llevan a cabo tienen serias dificultades para dejar de hacerlo.

Existen diversos métodos para eliminar este hábito, en casos muy recurrentes la terapia psicológica ayudará al paciente a modificar esta conducta.

La terapia psicológica ayudará a la persona a conocer las causas que la llevan a morderse las uñas y dar solución al problema más facilmente.

Ya que muchas veces detrás de este gesto existe algún problema psicológico de importancia.

Entre los tratamientos más comunes para tratar la onicofagia podemos mencionar:

  • Reducir la activación emocional: se pueden utilizar técnicas de relajación, de respiración, supresión de bebidas estimulantes, etc.
  • Modificación de la conducta: crear hábitos saludables para la persona que puedan sustituir la onicofagia.
  • Gestión emocional: es necesario que la persona comprenda cómo se siente y por qué, para poder evitar morderse las uñas.
  • Reducir y parar los pensamientos obsesivos: Cuando la persona asocie sus pensamientos con no tener control sobre morderse las uñas, será necesario elaborar un plan para poder identificar los pensamientos, clasificarlos, reducirlos hasta eliminarlos.
  • Recursos: Elaborar dentro del plan terapéutico, un listado de recursos que puedan ayudar a la persona a ir eliminando este mal hábito y a la vez disponer de herramientas que vayan ayudándole.
  • Autoestima: Elevar la autoestima de la persona que se verá mermada, entre otros, por los sentimientos de vergüenza que siente por el aspecto de sus manos.
Descubrir lo que provoca que te muerdas las uñas puede ayudarte a solucionar y eliminar dicho hábito fácilmente y al mismo tiempo evitar diversas situaciones que provoca la onicofagia.

Mordenos las uñas ya sea por ansiedad o nervios no deja de ser un mal hábito muy común entre la gente.

Más allá de un problema estético, comerse las uñas puede derivar en complicaciones de salud mucho más complicados.

Una vez que detectemos este hábito debemos buscar la manera de evitarlo.

En caso de que por tí mismo no puedas evitarlo deberás acudir a tu médico para tratar dicho problema.

Así mismo puedes acudir a un psicólogo para poder descubrir las causas que derivan en esta conducta y así poder erradicarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here