Tips para tratar el acné en adolescentes.

0
144

El acné es una enfermedad inflamatoria que se manifiesta en áreas de la piel con mayor presencia de glándulas sebáceas, como la cara, el pecho y la espalda, mediante distintos tipos de protuberancias. Puede tratarse de espinillas, puntos negros, puntos blancos, granos y quistes.

Esta enfermedad afecta al 9,4% de la población mundial, mayormente en la adolescencia debido a los cambios hormonales propios de la pubertad, y es tan frecuente que se considera un proceso casi inevitable. Quienes la padecen pueden llegar a tener cicatrices físicas y emocionales para toda la vida.

Actualmente vivimos en una sociedad que rinde tributo a la estética de la apariencia física, a tal punto, que la imagen externa tiene un papel protagónico en nuestra percepción personal y la manera en nos perciben las otras personas.

La piel es nuestra carta de presentación ante el entorno social y cualquier afección que altere la estética de su apariencia, como es el caso del acné, nos afecta negativamente la autoestima.

Tomando en cuenta que esta enfermedad puede llegar a ser crónica, debe tratarse en forma temprana y personalizada según la edad, género, ciclo hormonal, estilo de vida y otras patologías asociadas.

Muchos adolescentes se cohíben de interactuar socialmente debido al acné.

Alternativas para tratar el acné

Dentro del espectro terapéutico uno de los productos más utilizados es el peróxido de benzoílo (elimina la bacteria responsable del acné, reduce la inflamación y exfolia las células muertas), pero según la necesidad de cada persona se utilizan desde antibióticos, antimicrobianos tópicos, retinoides tópicos, y en los casos que lo ameritan retinoides sistémicos.

Hoy en día, se cuenta con tratamientos complementarios como, terapias de luz, láseres y terapias foto dinámicas que ayudan a disminuir la inflamación y atenuar las cicatrices.

Como contra parte a los tratamientos farmacológicos, existen alternativas naturales, libres de químicos y procesos industriales que son de bajo costo y amigables con el ambiente, algunas de ellas son:

  • Sábila: Es mundialmente conocida por sus propiedades medicinales y además está presente en muchos productos cosméticos. Para aplicarla debes cortar transversalmente las hojas, colocar su pulpa directamente sobre las zonas afectadas, dejar actuar por 15 minutos y luego retirar con abundante agua.
  • Limón: Sus propiedades cítricas y vitamina C, ayudan a eliminar la bacteria que causa el acné, aclarar las marcas o cicatrices existentes y eliminar el exceso de grasa de la piel. Para aplicarlo debes humedecer un algodón con el jugo de 1 limón, aplicar en las zonas más afectadas, deja actuar por 15 minutos, luego retira con abundante agua tibia y repite una vez por semana.
  • Miel: Es rica en antioxidantes, vitaminas A, B y C, además tiene propiedades antisépticas que ayudan a limpiar e hidratar profundamente la piel. Aplica directamente sobre las zonas afectadas y dejar actuar por 20 minutos, luego retira con abundante agua, puedes repetir este proceso 2 veces por semana.
  • Clara de huevo: Es ricas en proteínas y minerales que nutren y ayudan a restaurar la piel. Puedes aplicarla sola o mezclar la clara de 1 huevo con una cucharada de miel y aplicar en las zonas afectadas, dejar actuar por 20 minutos, luego retira con abundante agua tibia y repite una vez por semana.
  • Menta: Sus propiedades antiinflamatorias ayudan a disminuir las lesiones de la piel. Para aplicar, prepara una infusión con hojas de menta sin aditivos, deja enfriar y aplica en las zonas afectadas por 20 minutos, luego retira con abundante agua fría.
  • Avena: Tiene propiedades astringentes que ayudan a eliminar las impurezas de la piel. Para aplicarla, cocina la avena, deja enfriar, aplica en las zonas afectadas por 20 minutos y luego retira con abundante agua fría.

Es importante resaltar que la efectividad de los tratamientos farmacológicos y naturistas pueden variar en cada persona basado en sus características particulares como la edad, género, tipo de piel, entre otras.

Mascarilla a base de avena y miel para exfoliar e hidratar la piel.

Sin embargo, existen recomendaciones que puedes aplicar independientemente de la alternativa de tratamiento que decidas seguir:

  1. Lavar el área afectada al menos 2 veces al día: Quitar el exceso de grasa e impurezas evitará que los poros se obstruyan e inflamen, usa limpiadores suaves y evita frotarlo demasiado para no irritar las lesiones.
  2. Exfoliar 2 ó 3 veces por semana: Eliminaras la capa superficial de células muertas y despejaras los poros obstruidos. Utiliza un exfoliante suave y aplica con movimientos circulares, retira con abundante agua.
  3. Elegir cosméticos libres de aceites: Utiliza productos de maquillaje, lociones hidratantes y protector solar a base de agua.
  4. Evita tocarte las lesiones: Reventar los granos puede parecer una solución fácil y rápida, pero puede causar inflamación, infección y cicatrices.
  5. Mantente hidratado y come saludablemente: Ingiere 8 vasos de agua diariamente y enfoca tu alimentación al consumo de proteínas, frutas, vegetales frescos y granos enteros. Evita consumir comidas chatarras y azúcares refinados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here