Todo lo que debes saber acerca del Coronavirus

0
148

En los últimos meses hemos estado viendo noticias acerca del coronavirus en noticieros y redes sociales.

Algunas noticias están destinadas a informar a las personas acerca de este tema, sin embargo hay otras hechas para alarmar y crear pánico.

Es por eso que es muy importante que nos informemos correctamente acerca de este tema.

De esta manera podemos prevenir infectarnos o bien saber distinguir los síntomas para poder buscar tratamiento.

El conocimiento es poder, es por eso que en este artículo te comentaremos acerca de este virus, sus síntomas y que hacer en caso de estar infectado.

Lo más importante es que podamos mantener la calma ante esta situación y estar atento a las medidas dictadas por las autoridades locales.

Los coronavirus son una familia de virus de los cuáles se desconoce su origen, pueden provocar desde un resfriado común hasta un síndrome respiratorio severo.

¿Qué es el Coronavirus?

Los Coronavirus son una familia de virus descubierta en la década de los años 60 cuyos orígenes son todavía desconocidos.

Gran parte de estos virus no son peligrosos y se pueden tratar de manera eficaz.

Son virus que se dan más frecuentemente en la época de otoño o invierno, aunque se pueden dar en cualquier época del año.

El coronavirus debe su nombre a su aspecto, ya que es muy parecido a una corona o un halo y se trata de un virus presente tanto en humanos como en animales.

En los últimos años han aparecido 3 brotes importantes causados por coronavirus:

1- SRAS-COV:

Es un síndrome respiratorio agudo y grave, también conocido como SARS y SRAG que inició en noviembre del 2002 en China.

Dicho virus afectó a mas de 8000 personas en 31 países y provocó más de 7000 muertes.

La mortalidad del SRAS-COV se ha cifrado aproximadamente en el 10%.

2- MERS-VOV:

El coronavirus es la causa del síndrome de Oriente Medio (MERS) detectado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita.

Hasta octubre de 2019 hubo más de 2400 casos de infección en distintos países, provocando más de 800 muertes.

Su mortalidad se ha cifrado en el 35%.

3- COVID-19:

A finales del año 2019 se detectaron los primeros casos de un nuevo virus en la ciudad de Wuhan en China.

Desde ese momento la propagación del COVID-19 se ha acelerado en los últimos meses por su transmisión de persona a persona.

Sus casos sobrepasan la epidemia del SRAS, pero su tasa de letalidad es más baja.

Debido al nivel de propagación que ha tenido el COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al COVID-19 como una pandemia.

¿Qué es el COVID-19?

El COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto recientemente.

Tiene un 80% de coincidencia con la secuencia genética del SRAS, aunque es menos virulento y con una tasa de mortalidad inferior, pero es altamente contagiosa.

Composición del virus COVID-19

El nombre del virus se deriva de la palabra latina “corona” que hace referencia a la forma del anillo creado por las espigas que lo rodean cuando es visto a través del microscopio.

Dicho virus está conformado por diferentes partes:

  • Proteína S: espigas usadas por el virus para agarrar células huésped y colonizarlas.
  • La Proteína E: proteína de envoltura, la cuál ayuda en el ensamblaje de nuevos virus y en el proceso de ruptura de las células huésped.
  • Proteína N: camufla el ácido ribonucleico (ARN) ante el sistema inmunológico.
  • La proteína M: es la membrana que mantiene todo unido, juega un papel clave en la coordinación entre las otras proteínas.

Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes del brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

Existen muchas personas infectadas en diversos países por lo que los profesionales sanitarios insisten en la necesidad de seguir las medidas preventivas y evitar la alarma social.

¿Cómo se propaga el COVID-19?

El contagio del COVID-19 se produce por el contacto con una persona infectada por el virus.

Se propaga a través de gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose, exhala, estornuda o habla.

Dichas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona.

De modo que otros pueden contagiarse si tocan dichos objetos y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca.

El contagio también puede producirse si se inhalan las gotículas que haya esparcido una persona con COVID-19 al toser o exhalar.

Por lo que es importante mantenerse a más de 1 metro de distancia de una persona que se encuentre enferma.

Actualmente la OMS está investigando sobre el periodo de transmisión del COVID-19 e informando sobre los resultados actualizados.

El período de incubación es el tiempo que transcurre entre la infección por el virus y la aparición de los síntomas de la enfermedad.

La mayoría de las estimaciones respecto al periodo de incubación de la COVID-19 oscilan entre 1 y 14 días y en general se sitúan en torno a cinco días.

Estas estimaciones se irán actualizando a medida que se tengan más datos.

El COVID-19 se propaga a través de gotículas procedentes de la nariz o la boca de una persona infectada, las cuáles entran al organismo por medio de la nariz, la boca o los ojos.

¿Cuáles son los síntomas del COVID-19?

Los síntomas más comunes del COVID-19 son:

  • Fiebre.
  • Cansancio o debilidad.
  • Tos seca.
  • Dolor de cabeza.
  • Secreción y goteo nasal.
  • Dolor de garganta.
  • Congestión nasal.
  • Escalofríos y malestar general.

Algunos pacientes pueden presentar otros síntomas como:

  • Dolores en el cuerpo.
  • Dificultad para respirar.
  • Rinorrea.
  • Diarrea.

Dichos síntomas pueden ser leves y aparecen gradualmente. Así como existen personas que se infectan, pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal.

El 80% de las personas contagiadas se recupera sin necesidad de realizar un tratamiento especial.

Alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y presenta dificultad respiratoria.

Según cifras de la OMS solo el 2% de las personas que han contraído la enfermedad COVID-19 han muerto.

Quienes presenten fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica.

¿Quiénes son los más vulnerables al COVID-19?

Las personas mayores y quienes padecen enfermedades como las que mencionaremos a continuación son las más vulnerables a desarrollar un padecimiento grave:

  • Hipertensión arterial.
  • Problemas cardíacos.
  • Diabetes.
  • Cáncer.
  • Enfermedades pulmonares crónicas.
  • Inmunodepresión.
  • Enfermedades coronarias.
  • Obesidad.

Sin embargo, no debemos bajar la guardia ya que dicho virus también puede presentarse en personas jóvenes.

Quienes presenten fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica.

¿Cómo podemos protegernos y prevenir la propagación del COVID-19?

Debemos estar atentos a la información más reciente sobre el brote de COVID-19 a la cuál se puede acceder por medio de la web de la OMS y autoridades de salud pública de tu país.

Existen varias medidas de precaución que podemos adoptar para reducir la probabilidad de contraer o contagiar esta enfermedad:

1- Lavarse las manos bien y con frecuencia:

Usando desinfectante a base de alcohol, agua y jabón.
Esta medida mata los virus que pueda haber en tus manos.

2- Mantener una distancia mínima de 1 metro entre usted y una persona que tosa o estornude:

Cuando alguien tose o estornuda despide partículas que pueden contener el virus.

Si se está muy cerca puede respirar dichas partículas y con ellas el virus en caso de que la persona esté infectada.

3- Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca:

Tus manos tocan superficies que pueden recoger virus y una vez contaminadas tus manos pueden transferir el virus a los ojos, la nariz o la boca e infectarte con el virus.

4- Tanto usted como quienes lo rodean deben asegurarse de tener una buena higiene de las vías respiratorias:

Cubrirse la boca y la nariz con el codo o un pañuelo al toser y estornudar.

Una vez utilizado el pañuelo debe desecharse de inmediato, si usaste tus manos o codo lavarlo y desinfectarlo de inmediato.

5- Permanecer en casa si sospecha de sus síntomas:

Permanezca en casa aún cuando sus síntomas sean leves hasta que se recupere y si es necesario que salga o reciba una visita, póngase una mascarilla para no infectar a otros.

Si usted presenta fiebre, tos y dificultad para respirar debe buscar atención médica y llamar con anticipación.

Deberá seguir las instrucciones de las autoridades sanitarias locales.

Esta medida lo protegerá a usted y a las personas que lo rodean para prevenir una mayor propagación del virus.

6- Evite en la medida de lo posible lugares donde pueda haber aglomeración de personas y evite desplazarse a zonas donde se está propagando el COVID-19.

No hay un tratamiento antiviral específico que se recomiende para el COVID-19.

Las personas con el COVID-19 deben recibir cuidados de apoyo para ayudar a aliviar los síntomas.

En los casos graves, el tratamiento debe incluir atención médica para apoyar el funcionamiento de los órganos vitales.

Las personas que creen que podrían haber estado expuestas al COVID-19 deben comunicarse con su proveedor de atención médica de inmediato.


Generalmente los síntomas del COVID-19 son leves, sobre todo tratándose de niños y adultos jóvenes.

Sin embargo, los síntomas también pueden agravarse y obligan a hospitalizar alrededor de 1 de cada 5 afectados debido a complicaciones.

Es normal que nos preocupemos por los efectos que el brote de COVID-19 puede provocar en nosotros y nuestros seres queridos.

Pero siempre debemos mantener la calma y seguir las medidas de protección para nosotros y quienes amamos.

Lo más principal y más importante es la higiene regular y completa de las manos y vías respiratorias, mantenernos informados y seguir las instrucciones de las autoridades sanitarias.

Prevenir nunca está de más

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here